ACUEDUCTO DE LAS HERRERÍAS. (Cáceres)


Este acueducto se sitúa en las laderas de la Garganta de Descuernacabras, en Campillo de Deleitosa, y puede recorrerse por su interior durante unos 6-7 kilómetros, durante este recorrido encontramos las ruinas de lo que fue el molino de las Herrerías y una pequeña central hidroeléctrica que  posibilitó que la pequeña localidad de Campillo de Deleitosa tuviera electricidad mucho antes que la gran mayoría de pueblos de la región.

MI BARCA


Todos los seres humanos somos capitanes de la barca de nuestro destino.

No importa qué clase de barca tengamos, no importa si escogemos bueno o mal camino; puedo decir con certeza que una barca que navega en la inmensidad del mar es igual a nuestro destino: “siempre tendrá infinidad de dificultades que vencer, unas más grandes que otras; tendrá que luchar contra el viento, en contra de mareas altas, y a veces con la furia del cielo”.

Memorias de BriznaDpaz

SANTA LUCÍA DEL TRAMPAL


Ermita hispanovisigoda del siglo VII, de triple ábside, levantada con grandes sillares graníticos de factura romana. El entorno goza de un microclima muy especial; es un lugar privilegiado al abrigo de los fríos vientos del noroeste, por encontrarse en la zona de umbría de la Sierra del Centinela. Ello favorece la presencia de abundantes naranjos y otros frutales, entre los que brota un caudaloso manantial de aguas minerales.

En esta ermita han aparecido más de 30 inscripciones, dedicadas a la diosa ATAECINA.

El antiguo santuario dedicado a la diosa sirvió, para levantar la actual ermita. Esta ermita también esta bastante ligada al culto del agua, seguidora de la tradición de Ataecina no solo como dadora de aguas, sino que en este caso cumple también la función de protectora de las ciudades, concretamente de Turobriga, santuario al que se acudía también a resolver conflictos urbanos y conflictos entre el campo y la ciudad.

 Lo común a estas ermitas de la virgen, donde antes había santuarios de la diosa Ataecina, es la existencia de un manantial, con zona de prados y bosque frondoso, el sitio ideal para la aparición de la virgen Maria a los pastores, por lo que hay una relación muy estrecha entre Ataecina y la virgen Maria.

LOS MÁRMOLES


EL ÚNICO PÓRTICO DE CURIA CONSERVADO EN TODO EL MUNDO ROMANO (Conocido como Arco de Augustóbriga)

Litografía de Bacler d’Albe – Ruines d’un Temple á Talavera la Vieja.

Columnata de “Los Mármoles” (siglo II), edificio considerado “Curia” o sea, edificio público destinado al tribunal de justicia, que solía ser una sala rectangular con columnata y una especia de ábside en el fondo para sitial del juez. La disposición y dimensiones de la ruina de Talaverilla coinciden con la descripción que da el escritor y arquitecto romano Vitruvio. Se conserva íntegro su basamento de piedra granítica que mide 20,43 mts de largo por 11,55 mts de ancho, así como su pavimento de grandes losas. También su pórtico de cuatro columnas de frente y dos a los costados, correspondientes a las fachadas laterales, que todavía soportan a los dinteles y un arco en el centro, caso excepcional en todo el mundo romano. Faltan los muros de la sala. Es fácil que estuviesen repartidas dieciséis columnas y así en la parte que mira al norte habría otras cuatro en línea con las que existen a mediodía. Dicen los más viejos del lugar que según sus antepasados, las estrías de las columnas estuvieron cubiertas o chapadas de vidrio que relumbraba desde muy lejos, por lo que los nativos lo llamaban “Los Mármoles”.

Desde 1963, la ciudad de Augustobriga, en la Lusitania romana, permanece bajo las aguas del Pantano de Valdecañas sobre el río Tajo. El yacimiento era conocido desde antiguo por la monumentalidad de alguno de sus edificios, hecho que atrajo a numerosos investigadores desde mediados del siglo XVI, hasta su definitiva desaparición para el mundo de la investigación, una vez construido el pantano.